Todo sobre aceites

Aceite de rosa mosqueta

El aceite de rosa de mosqueta es un aceite vegetal extraído de las semillas del arbusto Rosa moschata o Rosa rubiginosa, perteneciente a la familia de las rosas.  Es una planta originaria de Europa, pudiéndose encontrar también en Chile y Argentina especialmente.

Para su extracción se utiliza el sistema mecánico de prensado en frío, consiguiendo un aceite con un color rojizo y un aroma entre áspero y picante, característico de los aceites naturales no refinados.

En cuanto a sus propiedades medicinales y terapéuticas, el aceite de rosa de mosqueta se nos presenta con una gran riqueza y como uno de los grandes aceites en cuanto a beneficios y propiedades, reforzado por miles de personas que lo consumen habitualmente y avalado además por numerosos estudios y pruebas.

Composición del aceite

Está compuesto en un 77% por ácidos grasos esenciales, principalmente omega-3, omega-6 y ácido linoleico.  También supone una importante fuente de ácido linolénico, oleico y, en menor proporción, ácido palmítico y esteárico.

Además posee carotenoides, vitamina A y altas concentraciones de ácido ascórbico (vitamina C), retinol, vitamina E.  Su espectro nutricional es muy completo.

Tipos de aceite según su calidad

  1. Aceite de rosa mosqueta virgen de cultivo 100% ecológico. Prensión en frío, es obtenido de las bayas enteras (semillas y pulpa). Básicamente, es zumo natural de bayas, la versión más rica y de más calidad posible, conteniendo hasta 40 veces más cantidad de vitaminas y minerales que en otras calidades.  Se puede ingerir; es decir, es válido para uso interno y externo.
  2. Aceite de rosa mosqueta virgen, prensión en frío puro, obtenido de las semillas únicamente. Para uso interno.
  3. Aceite virgen, primera prensión en frío puro con vitamina E, que se utiliza como conservante. Se obtiene de las bayas y se recomienda para usos externos.
  4. Aceite de rosa mosqueta prensión en frío con otros conservantes: para uso externo.
  5. Aceite prensión en frío con excipientes, para uso externo.
  6. Aceite refinado y coloreado. Para uso externo.
  7. Aceite refinado y decolorado. Uso externo.
  8. Aceite rosa mosqueta refinado y desodorizado. Uso externo.
  9. Por último, aceite refinado, desodorizado y con espesantes, igualmente para uso externo.

Los aceites refinados que han pasado por procesos auxiliares como decoloración o desodorizado, tienden a perder muchos nutrientes y propiedades.

Por esto encontrarás una gran variedad de aceites esenciales de rosa de mosqueta en el mercado, con variaciones de precio muy significativas según la marca, envase y calidad. Es posible comprar aceites desde 80€ hasta los 1200€ por litro.

 

Usos del aceite vegetal

Se pueden distinguir dos vertientes principales:

  1. En primer lugar a nivel terapéutico para tratar afecciones comunes como artritis, gota, algunas infecciones, dolores musculares y de espalda, diabetes, cálculos biliares, entre otros.
  2. Usos medicinales con fines cosméticos y estéticos. Es un remedio altamente recomendable para tratar problemas de la piel y del cabello. Principalmente su uso es recomendado para: arrugas, manchas de la piel, cicatrices, quemaduras, envejecimiento prematuro, etc.

Beneficios y propiedades del aceite rosa mosqueta

Este aceite es especialmente potente a nivel de la piel, pero ahí no acaba la cosa. Echemos un vistazo a sus cualidades:

Mejora las manchas en la piel y las estrías.

La pigmentación se ve mejorada de forma significativa con el uso frecuente de este aceite esencial.  Tiende a regenerar la textura y el tono de la piel, unido a sus efectos antioxidantes y su alto contenido en vitaminas A y C. Estimula la producción natural de colágeno y protege a la piel frente a factores externos.

Hidratación de la piel; no te quedes con una piel seca.

Su alto contenido en Vitamina A favorece el equilibrio en los niveles de humedad de la piel, creando una barrera que impide la pérdida de agua y que se traduce en una mayor hidratación de la dermis. Es muy beneficioso para todo el mundo, pero en concreto es especialmente recomendado para personas de avanzada edad para mantener los niveles de colágeno y elasticidad a nivel dérmico.

Reducción de arrugas y retraso de los signos de envejecimiento prematuro.

Los antioxidantes, y su gran contenido en vitaminas, garantizan una mayor penetración en las capas profundas de la piel.  La vitamina C estimula la producción de colágeno, lo que se traduce en una reducción de arrugas y menores líneas de expresión.

Contrarresta el efecto foto-envejecimiento.

Los rayos del sol pueden considerarse como los principales agentes causales de manchas, arrugas y deterioro dérmico. La aplicación de aceite de rosa mosqueta mejora la pigmentación y los niveles de ácidos grasos. También ayuda a la eliminación de quemaduras e irritaciones en la piel.

Tratamiento de cicatrices.

Tal vez una de sus propiedades más destacadas. Los ácidos grasos esenciales poseen efectos cicatrizantes que promueven una regeneración de la piel más rápida y efectiva.  Se ha constatado una reparación y mejora clara en los niveles de permeabilidad y flexibilidad de la piel. En este sentido también juega un papel importante la presencia de vitamina A.

Diversos estudios han investigado esta propiedad, corroborando su efectividad en un 90% de los casos estudiados.

Notable mejora en la regeneración de piel por quemaduras.

Tiene relación con la capacidad de cicatrización. El aceite de rosa mosqueta mejora la textura de la piel en una forma significativa, a la vez que aumenta su elasticidad, hidratación e incluso el color de la piel circundante a la quemadura.

Tratamiento en artritis y osteoartritis.

Se utiliza para atenuar el dolor ocasionado por estas dolencias. En un estudio realizado a 306 pacientes que presentaban esta condición, se pudo comprobar el efecto analgésico que propiciaba el aceite de rosa mosqueta, y que era capaz de reducir por sí solo y de manera significativa las dolencias de esta enfermedad.

Prevención de enfermedades cardiovasculares.

El aceite de rosa mosqueta ayuda a reducir los factores de riesgo de padecer enfermedades cardíacas. Ayuda a equilibrar los niveles de colesterol y reducir la hipertensión.

Se han realizado experimentos en personas obesas, especialmente propensas a este tipo de afecciones. Se comprobó que un consumo adecuado de aceite de rosa mosqueta mejoraba todo el perfil cardiológico.

Prevención de enfermedades crónicas como la diabetes.

Hay pruebas significativas de que este aceite posee la capacidad de regular los niveles de azúcar en sangre, llegando a mantener el perfil lipídico controlado. Esta rama sigue en constante investigación, especialmente en la diabetes aplicada a humanos, pero los resultados que se han observado han sido esperanzadores.

Hidratación en cabellos secos y apagados.

Para revitalizar al cabello y dar un mayor aspecto de suavidad, es posible realizar tratamientos y baños calientes con aceite de rosa mosqueta.  Se debe aplicar sobre el cabello a una temperatura moderada, que sea cómoda al tacto, para proceder con un masaje suave en el cuero cabelludo.  Para obtener los mejores resultados debe dejarse actuar durante una hora antes de aclarar el pelo. 

Quedará un pelo sedoso, con mucho más brillo y vida.

Eliminación y control de la caspa.

Se ha comprobado su efecto en el control y reducción de la caspa.  Para tratar la caspa puede masajearse directamente sobre el cuero cabelludo. Se deja actuar durante media hora para posteriormente lavar el pelo con el champú habitual y abundante agua.

Nutrición de uñas quebradizas.

Nutre e hidrata las uñas quebradizas, haciéndolas cada vez más fuertes y sanas. Su empleo es sencillo, mediante aplicación directa en las uñas todas las noches antes de ir a dormir.  En poco tiempo notarás tus uñas muchísimo más resistentes.

¿Cuánto cuesta y dónde comprar aceite de rosa mosqueta?

Los precios del aceite de rosa mosqueta son muy dispares según la tienda en la que se encuentre. Por supuesto también depende de la calidad, el tipo, y la marca que lo comercialice.  Se puede comprar en tiendas online, farmacias y determinados supermercados.

Contraindicaciones

El aceite de rosa mosqueta no sólo aporta grandes beneficios para la salud, sino que carece de contraindicaciones directas. Se considera un aceite esencial bastante seguro, por lo que puede ingerirse con tranquilidad en las cantidades adecuadas. Algunos de sus posibles efectos secundarios son:

  1. Irritación tópica, especialmente en personas con pieles sensibles o que presenten reacciones alérgicas a plantas o atopia.
  2. Efectos gastrointestinales como nauseas, diarrea, vómito y disfunción renal.
  3. Debe tenerse especial cuidado de no aplicarlo sobre heridas abiertas, ni exponerse directamente al sol con el aceite puesto, ya que puede causar quemaduras en la herida.
  4. Riesgo para mujeres embarazadas o en período de lactancia. No debe utilizarse durante el embarazo ya que no se han estudiado los efectos secundarios que pueda ocasionar el uso de este aceite vegetal en niños no nacidos y bebés.
  5. Efectos secundarios en relación a la vitamina C. Únicamente en casos especiales como personas con hemocromatosis o anemia. Debido a su aumento en la absorción de hierro.

Artículos relacionados: