Todo sobre aceites

Aceite de Aloe Vera

El aceite de aloe vera proviene del gel de la planta de Aloe Vera y no es un aceite puro por sí mismo, pues se prepara mediante la combinación de este gel con un aceite graso.

Es posible encontrar muchas especies distintas de esta planta; la más común lleva por nombre Aloe Barbadensis.

La producción del aceite se basa en un proceso llamado maceración, en el que se mezcla el gel con un aceite en temperaturas más altas, con el fin de que se absorban todas las propiedades y los nutrientes. Después de un tiempo de reposo es filtrado para eliminar los restos de la planta.  Es un método de elaboración bastante extendido en muchos aceites provenientes de hierbas.

Son muchos los beneficios que aporta para la salud, tanto en su uso tópico como interno. El aloe vera se ha documentado durante largo tiempo en libros medicinales como un tratamiento efectivo en la cura de enfermedades de la piel, diversos trastornos tópicos, así como la cicatrización de heridas y curación de quemaduras.

Composición

La elaboración del aceite de Aloe vera procura transferir todos los nutrientes del gel, entre los cuales se incluyen múltiples vitaminas, minerales y ácidos grasos, entre otros los que destacamos a continuación:

  • Minerales – el aloe vera se caracteriza por absorber los minerales del suelo, entre los cuales se encuentran; magnesio, potasio, sodio, cobre, hierro, calcio, etc.
  • Vitaminas – entre las vitaminas más conocidas, se encuentra un grupo de las B (B1, B2 y B6), Beta-caroteno (vitamina A), C y E.
  • Aminoácidos – es posible identificar 20 aminoácidos distintos en la composición del aceite, entre los cuales 7 son esenciales (que no pueden ser producidos por el organismo).
  • Polisacáridos – hidratos de carbono con múltiples propiedades beneficiosas.
  • Antraquinonas – entre estas se distinguen el ácido cinámico de éster, la aloína y aloe emodina.  Todos estos han demostrado poseer propiedades antivirales.
  • Ácidos grasos beneficiosos para el organismo como el gamma linoleico, araquidónico y otros fitoesteroles. Estos compuestos han demostrado tener un efecto significativo en el bloqueo de la absorción del colesterol; aunque no producen variaciones en el HDL (colesterol bueno), su efecto en la reducción del LDL (colesterol malo) ha sido demostrado.

Al ser un gel compuesto, la concentración de los componentes puede variar de manera significativa en algunos tipos, tanto para bien como para mal.  Es posible observar un montón de nutrientes que se transmiten durante la maceración, lo que hacen al aceite de aloe vera un aliado perfecto y poderoso, que puede almacenarse por largos periodos de tiempo.

Propiedades

  • Anti-bacteriana – posee una gran habilidad para eliminar y deshacerse de las bacterias responsables de múltiples enfermedades infecciosas.
  • Antiviral – generalmente, es una propiedad muy utilizada para contrarrestar el herpes y la culebrilla.
  • Antifúngica – es utilizado con frecuencia para combatir múltiples enfermedades causadas por hongos.
  • Emoliente– su efecto hidratante y rejuvenecedor lo hacen un buen aliado para tratar todo tipo de pieles. Tan potente es su efecto, que representa uno de los principales ingredientes en un gran número de cremas hidratantes y cosméticos para la belleza.
  • Antiinflamatorio – es utilizado para tratar todo tipo de inflamaciones y enfermedades que se relacionen a ello.
  • Antioxidante – reduce y elimina los radicales libres, de manera que protege al organismo en muchos aspectos.
  • Cicatrizante – de aquí proviene su uso para la curación más rápida de heridas.
  • Astringente – se ha identificado una propiedad que favorece a la piel, haciéndola más tensa.
  • Protección solar – con frecuencia, es utilizado para proporcionar una mayor protección contra los rayos del sol, especialmente cuando es utilizado el aceite de sésamo como base.

Usos y beneficios para la piel

Son múltiples los beneficios que aporta el aceite de aloe vera para la piel, entre los más destacados se encuentran:

  • Hidratación de la piel – es utilizado con frecuencia como un aceite para masajes, ya que otorga una sensación de suavidad al penetrar la piel de manera efectiva. Puede ser combinado con otros aceites para tratamientos de aromaterapia, con el fin de curar y rejuvenecer la piel.
  • Curación de heridas y cicatrización – puede ser aplicado sobre diversos tipos de heridas; cortes, raspados, contusiones, quemaduras, etc. Posee un efecto sanador, incluso en la reducción de cicatrices post-quirúrgicas. Para tratar quemaduras suele ser más eficaz el gel de aloe vera puro, ya que posee un efecto calmante superior.
  • Tratamiento de la dermatitis – aplicarlo directamente sobre la piel tiene gran efecto en el tratamiento de condiciones como la psoriasis y el eccema. Esto es gracias a sus propiedades anti-irritantes y su gran proporción de aminoácidos.
  • Tratamiento del herpes labial – ayuda en la desecación de las llagas, siendo un remedio muy eficaz para tratar el herpes labial y calmar el dolor de las ampollas. Su efecto anti-viral contra el virus del herpes ha sido muy estudiado, dando como conclusión grandes propiedades sanadoras.
  • Tratamientos faciales – mediante la aplicación facial, es posible hidratar la piel y mantenerla flexible y fuerte. Para pieles propensas al acné, puede considerarse comedogénico, en este caso es importante optar por la elaboración en un aceite base no comedogénico también, como es el caso del aceite de jojoba.
  • Tratar picaduras de insectos – gracias a su potente propiedad antiinflamatoria es utilizado constantemente para tratar la inflamación ocasionada por insectos, desde picadas de mosquitos, hasta abejas y avispas.

Aceite de aloe vera para el pelo

Otro de los usos más populares del aceite de aloe vera es su aplicación para el cuidado del cabello.  Ayuda a mantenerlo fuerte y lleno de vitalidad; puede utilizarse en conjunto con otros aceites, como es el caso del árbol de té, para hacerlo un remedio más efectivo contra infecciones del cuero cabelludo. Entre los beneficios más importantes se encuentran:

  • Reduce la caspa y condiciona el cabello.
  • Estimula el crecimiento del cabello, resultando efectivo en la lucha contra la alopecia.
  • Fortalece el cuero cabelludo.
  • Ayuda a la psoriasis del cuero cabelludo.
  • Combate diversas infecciones por hongos.

Otros beneficios para la salud

  • Cuidado dental – la enfermedad periodontal puede ser tratada correctamente con las propiedades y los nutrientes del aceite de aloe vera. Es utilizado para prevenir la aparición de placa, caries y otras enfermedades como la gingivitis.
  • Sistema inmunitario – Gracias a sus propiedades anti-bacterianas, anti-fúngicas, anti-oxidantes, anti-virales y anti-inflamatorias, es una gran opción para fortalecer el sistema inmunológico y tratar múltiples condiciones como el asma, la epilepsia, la osteoartritis, etc.
  • Tratamiento de la diabetes –ayuda a mantener controlados los niveles de glucosa en sangre.

Comprar aceite de aloe vera

Algunos productos recomendados, aprovechando la ventaja en precio de comprar por internet:

 

Cómo hacer un aceite de aloe vera casero

Como mencionamos anteriormente, el aceite es extraído mediante la maceración. Es un proceso que consiste en sumergir el gel a temperaturas altas en un aceite base. Como opción alternativa a la compra, existen recetas sencillas para elaborar un aceite casero y muy efectivo.

Ingredientes necesarios:

  • Un bol
  • Una olla
  • ½ taza de aceite de coco
  • 3 gotas de aceite esencial a elección
  • ½ de gel aloe vera
  • Quemador de estufa

Pasos a seguir:

  • Se mezcla el gel con el aceite de coco en un recipiente, esta proporción debe darse en 1:1.
  • Se añaden las gotas de aceite esencial y se remueve bien. Esto otorga a la preparación un aroma atractivo. Los más recomendados son; jazmín, rosa, menta.
  • Se calienta a fuego lento durante 10 minutos aproximadamente.
  • Es necesario dejar enfriar el aceite, para poder utilizarlo posteriormente.
  • Se recomienda almacenarlo en un lugar seco y fresco, o refrigerarlo para una mejor conservación.

Consideraciones a tener en cuenta

Se considera una opción segura para la piel, sin embargo, su uso interno se encuentra más restringido, ya que algunos compuestos pueden resultar tóxicos en concentraciones grandes.

La composición y la calidad del aceite tienen gran repercusión en esto, ya que la mejor opción es conseguir un aceite orgánico, al que se le agreguen pocos productos químicos en el proceso de extracción.

Adicionalmente, algunas personas pueden presentar reacciones alérgicas, por lo cual se recomienda realizar una prueba de tolerancia para descartar cualquier posible caso de dermatitis por contacto.

Entre otros efectos secundarios, debido al uso interno se encuentran; diarreas, nauseas, vómitos, entre otros.

Interacciones

Se han documentado algunas posibles interacciones con medicamentos como laxantes, diuréticos y medicamentos para la diabetes.  Debido a esto es importante consultar al médico antes de iniciar la toma en caso de estar en tratamiento con algunos de los medicamentos antes mencionados.

Cómo almacenarlo

Los parámetros para el almacenamiento pueden variar según el aceite base utilizado, algunos de estos son más resistentes contra el enranciamiento, en cambio otros pueden ponerse rancios rápidamente. Para saber cómo almacenar el aceite de aloe vera correctamente, será necesario conocer qué aceite base fue utilizado.


Echa también un vistazo a: